Sem. Práctica Educativa

Somos un grupo de estudiantes de X semestre de Psicología, en la Universidad del Norte. Queremos, a través de éste blog, expresar opiniones o brindar información pertinente al área de la Psicología Educativa.

La separación, ¿cómo apoya un Psicólogo Educativo? agosto 10, 2007

Filed under: Virgy Irisarri — practicaeducativa @ 6:43 pm

Familia

Hoy acaba de terminar mi tercera semana como practicante de psicología en el Colegio La Nueva Esperanza, en Cartagena. Mirando hacia atrás, trato de encontrar lo que más me ha impactado y realmente, no se me dificulta hallarlo. Se estarán preguntando qué es, y es eso lo que quiero explicarles en los siguientes párrafos.

Cuando tenía 13 años, mis padres se divorciaron. A pesar de ser considerado éste como uno de los eventos más traumáticos en la vida de un hijo(a), siempre pensé que los que se atrevían a decir eso estaban equivocados. Tal vez me enfocaba en ver mi propia experiencia, y no abría mis ojos al sinnúmero de casos que ocurren en el mundo y que sí perjudican la estructura familiar y la personal. Ahora, no quiero decir con ésto que el divorcio no me afectó en lo absoluto, ya que años más tarde pude entender más profundamente lo sucedido, y encontrarle asociaciones con cosas que pasaban en mi presente. Pero, ¿adónde quiero llegar con lo dicho hasta el momento? Quiero aterrizar en un suelo tan sólido, que de verdad le abra los ojos a la humanidad y les recuerde que el matrimonio es un compromiso con ellos mismo, y más importantemente, con las criaturas que deciden traer al mundo. ¿Por qué? Porque estas rupturas afectan directa e indirectamente a los hijos en distintos ámbitos de su vida; en éste caso, el ámbito académico.

Hoy celebrábamos en el Colegio el Día de la Colombianidad (en conmemoración al 7 de Agosto.) Se le había pedido a todos los estudiantes que vinieran vestidos con camisetas amarillas, azules o rojas, para asi crear un ambiente más Colombiano. De repente, entra por las puertas del colegio una alumna vestida toda de negro. Pero no era una vestimenta normal; era una ropa que no provocaba ningún sentimiento de tranquilidad por parte del que la miraba, sino un sentimiento de miedo. En pocas palabras, era una niña rebelde. Luego hablé con la mamá y me comentó que ella se había separado de su padre hace 4 años, pero que de un tiempo para acá, el padre había perdido toda conexión con ella, ya que todo su tiempo se lo dedicaba a los hijos que había tenido en su nuevo matrimonio.

 Segunda historia: Otro estudiante pasó de ser un excelente estudiante, a perder muchas materias. Dedicaba todo su tiempo al Internet, jugando un juego que ya ha cobrado las vidas (suicidio) de varios niños en todo el mundo. Su relación con su mamá y hermana estaban en pésimas condiciones. ¿Las causas? Sus padres eran separados y el padre, aunque ahora estaba viviendo en su misma ciudad, llevaba varios meses que ni lo veía ni hablaba con él.

Y podría llenar el espacio de éste Blog contando historias de divorcios, tanto internas como externas al colegio, que han impedido que los niños(as) vivan una vida tranquila, digna de personas de su edad.

Ahora, ¿qué función cumple el Psicólogo Educativo en estos casos? Primero que todo, considero que la función debería ser más de prevención que de intervención, debido a que no se quiere que más estudiantes sigan sufriendo por causa de sus padres. Y, ¿cómo lograr ésto? Considero que una Escuela de Padres BIEN estructurada sería una excelente opción (escribo BIEN en mayúscula porque son muchos los colegios que poseen ésta entidad, pero pocos los que de verdad saben usarla.)

Sabemos que una ruptura afectiva es una experiencia dolorosa que exige afrontar la situación para así, protegerse de la pérdida y proteger a los hijos del conflicto que muchas veces se deriva o intensifica luego de la separación. Pero la gran mayoría de los padres no saben cómo proteger a los hijos(as) del conflicto, y en muchas ocasiones, los terminan involucrando para ganar fines propios. Así que, a través de un excelente taller, se le podría explicar a los padres cómo es el proceso, y cómo deben manejarlo. A continuación encontrarán ciertos puntos que deberían tener en cuenta si algún día, en su vida cómo Psicólogos Educativos, deben compartir un taller sobre separación: (Carelys Pachano de García, Psicóloga – Venezuela)

  • En algunas circunstancias el divorci0 es necesario y positivo para los hijos(as), ya que la relación se ha tornado muy conflictiva. Eso sí, debería darse luego de haber agotado todas las posibilidades.

  • ¿Qué pueden experimentar los hijos(as)?

  1. Sentimientos de culpa por la percepción de que a raíz de sus malos comportamientos, la relación de sus padres no funcionó.

  2. Rabia ante alguno de los padres o ante ambos por lo que está viviendo.

  3. Impotencia por la sensación de no poder hacer nada para evitarlo; y tristeza por todo lo que está pasando.

  4. Pueden encerrárse en si mismos como un mecanismo de defensa contra el daño que la separación le ocasiona.

  5. Pueden mostrar rebeldía, o fallos en la escuela.

  • Para que los hijos(as) puedan comprender la separación, y adaptarse mejor a ella, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. Mantener una actitud abierta y clara: Explicar sinceramente lo que está ocurriendo y dar espacio para que ellos pregunten lo que deseen y se expresen abiertamente.

  2. Los niños(as) tienen el derecho de estar con sus padres cuando así lo deseen. Así mismo, debe existir una relación respetuosa entre ellos, no hablándole mal al hijo(a) del otro, ni utilizándolo como mensajero.

  3. En el caso de que exista una nueva pareja, se debe permitir que el niño(a) la conozca poco a poco. Es mejor que ésta nueva persona adopte una posición de amistad.

  4. Durante todo el proceso, los hijos(as) necesitarán más de cada uno de sus padres. Se debe tratar de que compartan el mayor tiempo posible juntos, expresándoles su amor en cada una de sus palabras y acciones.

Concluyo ésta primera entrada a nuestro Blog, recordándoles que la tarea del Psicólogo Educativo no es fácil. Este, no sólo debe lidiar con estudiantes, sino también con las familias, los maestros y demás personas que laboren en la Institución. En el caso de los alumnos y sus familias, existen muchos más temas que se pueden tratar en una Escuela de Padres. Sólo recuerden que primero es importante diagnosticar qué necesidades se ven en la escuela, para luego, diseñar talleres que brinden información y a la vez, soluciones prácticas para la vida.

 “La sociedad y la familia se parecen al arco de un palacio; quitas una piedra y todo se derrumba.” El Talmud

 María Virginia Irisarri

Anuncios
 

3 Responses to “La separación, ¿cómo apoya un Psicólogo Educativo?”

  1. practicaeducativa Says:

    El divorcio, es una problemática que con el transcurrir de los a;os se vuelve mas común en nuestra sociedad. En épocas anteriores se veían matrimonios que duraban para toda la vida, hoy en día parece que este compromiso se ha tornado como un juego en el que en muchos casos las parejas actúan de manera impulsiva sin pensar en la salud emocional de los hijos, y como decía la autora del articulo utilizándolos en algunos casos, como fichas para obtener beneficio propio.

    Es valido resaltar en este punto, que a veces las maneras de actuar de los padres influye de manera negativa en los hijos, y no porque no los quieran, o no les interesen, sino mas bien porque se dejan llevar por las emociones que viven en el momento sin tener en cuenta las repercusiones que puedan causar con las actitudes que adoptan.

    De esta manera, cabe destacar que una vez tomada la decisión de llevar a cabo la separación, es de gran importancia llevar a cabo el proceso orientado de un profesional, para evitar huellas que repercutan de manera negativa tanto en los hijos como en los mismos adultos.

    Siendo así, en la institución, queda en manos del psicólogo educativo manejar la problemática de manera satisfactoria, llevando a cabo los procesos de bienestar estudiantil y escuela de padres, velando por la salud emocional de los estudiantes.

    Paola E.

  2. Jordana Velasco Says:

    Bueno con respecto al tema de la semana pasada: “La Separación: ¿Cómo apoya un Psicólogo Educativo?” me gustaría mencionar como pareciese que los matrimonios cada día más se van deteriorando y hasta parece que están extinguidos.

    El matrimonio es una decisión que se reafirma día a día. Es importante que a la hora de realizar este enorme paso en nuestras vidas estemos conscientes de que en realidad estamos preparados. Una relación la construyen dos no uno sólo, y como en todo hay que negociar, y muchas veces llegar a ceder en algunas cosas para hacer feliz a nuestra pareja, todo esto con sus debidos límites y logrando que la relación cada vez más se torne fuerte y crezca, dirigiéndose ambos hacia un mismo camino o rumbo.

    Considero que muchos de los problemas que se presentan en los matrimonios yacen en el problema para comunicarnos y para llegar a una buena resolución y negociación en los conflictos. Muy pocas veces estamos dispuestos a ceder o dar nuestro brazo a torcer para que nuestra relación pueda seguir (todo esto de una manera sana obviamente). A veces la solución más fácil para algunos es que ante la primera discusión se de una separación sin pensar antes en las consecuencias que tendrá para nuestros hijos y para nosotros mismos. Un divorcio afecta completamente la vida de los hijos y también la de los padres.

    Con respecto a lo planteado, me parece importante como tema principal a tratar en la Escuela de Padres, la “Comunicación y Resolución de Conflictos” debido a que considero que la mayoría de los problemas que se nos presentan es por no sabernos comunicar y de ahí no llegar a una buena negociación. El psicólogo educativo debe ayudar e implementar estrategias donde se ayude a los padres de familia a tener y manejar unas buenas tácticas a la hora de comunicarse no solamente con su pareja sino también con sus hijos. El diálogo debe ser siempre nuestra primera herramienta antes de llegar a la discusión o finalización por malos tratos de un compromiso.

    Una buena comunicación evita fracasos, malos entendidos, problemas en el futuro, desilusiones y decepciones, entre muchas otras cosas.

    Para finalizar, encontré en Internet una carta escrita por un niño a sus padres comentándoles lo que el esperaba de ellos ahora que estaban separados y decidí colocarla para que la puedan ver, ya que me pareció interesante compartirla con ustedes.

    CARTA

    Dr. Deb Huntley
    Profesor de Psicología de la Universidad de Argosy
    Twin Cities, USA

    1. No me pongáis en el medio. Si necesitáis hablar, por favor, hacedlo vosotros solos.

    2. No me hagáis tomar partido. Ya no tenéis un marido o una esposa, pero yo aún tengo una madre y un padre. Cuando sea posible, decidme algo positivo uno acerca del otro.

    3. A menos que exista una situación de abuso, permitidme estar con ambos. Tened esto en cuenta al momento de decidir dónde os váis a mudar.

    4. Cuanto mejor os llevéis vosotros, mejor podré yo asimilar vuestro divorcio.

    5. Preguntadme cómo lo estoy llevando y qué necesito. Incluso cuando vosotros mismos estéis tratando de adaptaros a vuestra pérdida, necesito hablar con vosotros sobre lo que está pasando.

    6. Tratar de mantener inalterado el resto de las cosas en mi vida. Es estresante perder a uno de los padres debido al divorcio, pero es aún más duro cambiar de colegio, de vecindario y de casa.

    7. Recordad que soy vuestro hijo. Aunque estéis atravesando un divorcio, mi función no es la de reemplazar a vuestro cónyuge o la de ser vuestro amigo. Continuad tratándome como a vuestro pequeño.

    8. Si necesitáis hablar con alguien sobre lo que estáis pasando, buscad un amigo o un terapeuta. Es demasiado para mí tener que cargar con vuestro problema también.

    9. No importa cuál sea mi edad, esto siempre significará una pérdida para mí. Puedo manifestar mi pena de distintas maneras, incluso como ira, depresión, ansiedad, o tratando de llamar la atención. Por favor, ayudadme si tengo problemas.

    10. Echo de menos la continuidad, la rutina y la tradición. Aunque nuestra familia haya cambiado, conservad intactas tantas tradiciones y rutinas como podáis.

  3. e p v Says:

    es una consulta¨: llevo 10 años de matrimonio,con diferentes o mejor varias separaciones momentaneas,tenemos un hijo de 9 años,y todo el tiempo que a durado esta relacion siempre e pensado en separarme,esto me a llevado a ser infiel varias veces pero siempre e vuelto a tratar de llevar este hogar por que no concibo la idea de separarme de mi hijo,ni acepto la idea de que otra persona le enseñe cosas que yo no querria para el,el no sabe de mis separaciones por que en eso era muy pequeño,pero ahora que ve tanto conflicto en casa y ya tiene 10 años es dificil ocultarselo,vivo siempre cuestionando mi vida mi realizacion como ser humano como persona y todas mis fallas las culpo por mi matrimonio ,tengo 37 años y la verdad no se que hacer,amo a mi hijo y e tratado de ser su amigo y me cuesta mucho la idea de una separacion …pero que va a pasar cuando el sea mayor,con mi esposa ya no hay casi ni sexo ni dialogo una total desconfiansa por parte de ella y es obvio.sueño a estas alturas de mi vida encontrar a una mujer serle fiel amarla bien progresar en pareja entendernos reirnos pero ser pareja situaciones que no se viven con mi esposa.Gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s