Sem. Práctica Educativa

Somos un grupo de estudiantes de X semestre de Psicología, en la Universidad del Norte. Queremos, a través de éste blog, expresar opiniones o brindar información pertinente al área de la Psicología Educativa.

Escuelas Laicas…. ¿Mejor Opción? octubre 26, 2007

Filed under: Blogroll,Liney Peña — practicaeducativa @ 12:39 pm

La entrevista realizada al Psicólogo de una institución Laica de la ciudad de Barranquilla, nos proporciona una mirada diferente a la expuesta por Virginia Irisarri en el Blog anterior.  Este colegio del cual no daré nombre, tiene una situación a mi modo de ver especial, en razón a que la educación religiosa o clase de religión solo se da en la primaria y en bachillerato es substituida por la clase de Ética y Valores.

Esto se hace debido a que la institución reconoce lo expuesto en la constitución política de Colombia donde se habla de la libertad de credo, cultos, es por tal razón que en el Bachillerato la educación religiosa no hace parte del currículo.

Lo que resulta curioso de este caso, es que a pesar de que este colegio desarrolla estas políticas en su educación, aun cuentan con docentes en la primaria que parecen no conocer estos planteamientos y siendo ortodoxos en sus creencias, pretenden manipular de alguna manera las creencias de los estudiantes, situación que ha tenido que ser manejada.

El psicólogo de este colegio, considera que la clase de religión debe darse como el mismo lo dice: “el ser humano tiene varias dimensiones, la biológica, la física, la cognitiva, la psicológica y la espiritual no se puede dejar a un lado porque también es complementaria, además una formación debe ser integral del ser humano” más sin embargo no cree que se deba desarrollar solo basado en una creencia, sino que debe ser general y abierta, más bien con el propósito que los estudiantes conozcan las características creencias y doctrinas que profesan cada una de las diferentes religiones.

“La formación religiosa debe ser en general, abierta no debe ceñirse, por lo menos si el colegio es de dependencia católica, obligar la niño que tiene que aprender de la religión católica, no, sino que debe haber amplitud en ese tema, que el niño de pronto es evangélico o testigo de Jehová, permitirle también que exprese sus conceptos y creencias en el credo que profese.

   El objetivo no es enseñar sino que se tolere al credo que su compañero profesa.”

 

Las temáticas que serían abordadas en estas clases serían relacionadas con el comportamiento humano, donde se enseñe al niño los buenos valores las buenas costumbres que a manera general tienen un mismo patrón.

La escuela Laica se constituye en mejor opción para aquellas padres que tengan una mente abierta y permitan que sus hijos conozcan por si mismos las diferentes opciones que se presentan actualmente y decidan por ellos mismos; más sin embargo aquellos padres que desean que sus hijos sigan las creencias que ellos les han inculcado, también cuentan con colegios religiosos de acuerdo a las diferentes religiones.

 

Las escuelas doctrinales: ¿Mejores que las laicas?

Filed under: Blogroll,Virgy Irisarri — practicaeducativa @ 11:35 am

Una semana atrás escribí sobre la enseñanza de la religión en las escuelas. Ciertamente mis argumentos encaminaban hacia la excelencia en lo que se hace; es decir, que si se decide enseñarla se debe hacer de la mejor manera posible, teniendo en cuenta las transformaciones que está teniendo el mundo, las cuales nos guían hacia un planeta cada vez más globalizado.  

En esta ocasión se me ha pedido que entreviste al rector(a) y al psicólogo(a) de una institución doctrinal. Por cuestiones de tiempo de los colegios a quienes se le solicitó realizar la entrevista, ésta no se pudo llevar a cabo; pero a continuación mostraré una reflexión de distintas personas que consideran la religión como parte fundamental del proceso de formación de un estudiante.

En la visita “ad limina” que hicieron los Obispos de Polonia al Papa Benedicto XVI, éste le habló sobre la importancia de alentar la educación en la fe de los jóvenes. En su discurso, el papa comentó acerca de todos los beneficios que este tipo de educación podría brindar, tales como: 1) Sensibilidad ante las necesidades de los demás, sobre todo de los más pobres; 2) Interés por las cuestiones de la fe y la religión, entre otros. El Papa explicó que “educar en la fe debe consistir ante todo en desarrollar todo lo que es bueno en el ser humano. (…) En las iniciativas educativas de la Iglesia sería oportuno (…) acostumbrar a los niños y jóvenes a la oración. (…) La liturgia ocupa un lugar particular” y “en Polonia los jóvenes participan numerosa y activamente en la Misa dominical” (http://www.eclesiales.org/archivo/0511-4.htm.)

Regresando a mi experiencia escolar, era eso mismo (lo que comentó el Papa) lo que se argumentaba a la hora de explicar la validez de los programas de formación integral que impartían en mi colegio. Y aquella validez se podía ver reflejada en las estudiantes que hacían parte de programas como el de la catequesis, la alfabetización, entre otros. Pero, ¿qué porcentaje de estudiantes lo hacían? No poseo un dato exacto, pero me atrevería a decir que no más del 30%. De ésta manera, si la educación en la fe es tan importante y fructífera para el alumno, ¿por qué no funcionaba en todos los casos? En estos momentos saltan a mi mente dos causas primordiales. La primera es la influencia que ejerce la familia: Un estudiante que proviene de una familia que practica la fe con más intensidad, tiene más posibilidades de verse afectado positivamente por éste tipo de programas. La segunda es la personalidad y los intereses: No es lo mismo un estudiante egocéntrico, con intereses hacia las matemáticas, que uno que se interesa por las matemáticas, y a la vez por los demás.

La Declaración Universal de Derechos Humanos dice que “toda persona tiene derecho a la educación”, y que ésta “tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales”. Ahí está la cuestión: el pleno desarrollo de la personalidad humana, comenta Emilio Sanz, maestro de religión. Para él, ese desarrollo no es tan pleno si faltan las matemáticas, los idiomas, la física, el deporte, y por ende, la religión. Para Sanz, ésta última ha jugado un papel fundamental en todas las civilizaciones, y en las vidas de las personas: en unas como paisaje, y en otras como camino.

Por otro lado, un grupo de estudiantes de enseñanza secundaria y primaria de institutos de Cuenca, argumentan lo siguiente: “La religión empapa todas las manifestaciones de la cultura: el arte, la literatura, la historia, el folklore, el derecho, etc. Si prescindimos de la religión somos incapaces de dar una explicación satisfactoria de la realidad” (http://www.vozclasereligion.org/foropadreal.html.)

Al analizar lo anterior, se me vino a la mente un tema que está en boca de varios educadores hace ya un tiempo: El trabajo interdisciplinario. ¿Qué se quiere decir con interdisciplinario? Pues, que en el caso de las escuelas, los profesores de diversas asignaturas pueden trabajar conjuntamente y apoyar los cursos de los otros, etc. Por ejemplo: Ya que se menciona el arte, como una manifestación de la cultura que empaca la religión, el maestro de religión podría trabajar junto con el de arte para buscar que los estudiantes analizaran pinturas que tengan que ver con el arte religioso. Este mismo ejemplo es aplicable a las otras manifestaciones de la cultura que mencionan el grupo de estudiantes.  Al final, estarían desarrollando un currículo ‘rico’ para los estudiantes, que ciertamente los comprometería aún más en el aprendizaje.

Por último, me gustaría compartir con ustedes un trailer que creó un profesor de religión de Málaga, acerca de la importancia de la asignatura en nuestros colegios: http://www.youtube.com/watch?v=5BC7cjIiAHk. Considero que, los mismos maestros se han encargado de desprestigiar su asignatura, al no preocuparse por un diseño de la metodología que ‘llegue’ a todos los alumnos(as.) Un ejemplo de un método más moderno es la animación que encontrará en la siguiente página Web: http://www.novabella.org/animaciones-para-la-asignatura-de-religion/.

Bibliografía

1.       Consultado en http://www.eclesiales.org/archivo/0511-4.htm

2.       Consultado en http://www.vozclasereligion.org/foropadreal.html

3.       Consultado en http://www.youtube.com/watch?v=5BC7cjIiAHk (Video)

4.       Consultado en http://www.novabella.org/animaciones-para-la-asignatura-de-religion/ (Animación)

María Virginia Irisarri

 

!!El psicólogo en la coordinación de disciplina!! qué puede hacer ahí?? octubre 12, 2007

Filed under: Blogroll,Karen Villalobos — practicaeducativa @ 1:28 pm

  En nuestra experiencia de estudiantes, debemos tener muy presente quien era aquel coordinador de disciplina al que nos “mandaban” cuando hacíamos alguna falta disciplinaria, conocida normalmente como la transgresión de la norma, o de las leyes de urbanidad, o simplemente del manual de convivencia. Hoy, desde mi posición de psicóloga en el ámbito educativo, deseo reflexionar acerca del papel que podría llegar a jugar el profesional de la psicología en este ámbito de la dinámica escolar…  si nos detenemos a pensar, este es el lugar por excelencia de “los castigos” en el que sea cual (sea el enfoque o perspectiva teórica de la escuela) se dan los castigos a los estudiantes, como estrategias de modificación de conducta, las cuales teóricamente podemos identificar, una de ellas, quizá la mas recordada es “el tiempo afuera” representado en las llamadas suspensiones, (que implican que el estudiante no sea recibido en el colegio un determinado número de días con las implicaciones familiares que esto le conlleva). Mi reflexión se dirige a que aunque sepamos que estas estrategias, disciplinarias están basadas en teorías psicológicas, muy pocas veces el psicólogo hace presencia en el momento del diseño y  la aplicación  de estas técnicas para aportar con la revisión y mejoramiento de estas, (por ejemplo en el momento en que se redactan para que queden expresadas en el manual de convivencia) que son las estrategias con las que se regulan  a las conductas de los estudiantes. Ilustro lo anterior con un por ejemplo de un aporte que un psicólogo podría y debería hacer: la teoría de las técnicas de modificación de conducta dice que el tiempo fuera es una estrategia que generalmente da resultado en niños, así que primer aporte: poder sugerir a que tipo de población se le debe aplicar; también dice que el entorno del cual el sujeto va a ser  “sacado el sujeto” debe ser percibido por este como algo agradable, es decir debe ser un reforzador y al cual es llevado debe ser un entorno no reforzador , la teoría, basada en diversas investigaciones, afirma que si no se cumple este requisito,  la estrategia de tiempo fuera no funciona, por que deja de ser un castigo para convertirse en premio: fue sacado de una situación desagradable, aunque los demás  (coordinador de convivencia, profesores, padres) la perciban como agradable.  Si  como psicólogos, tenemos en cuenta esto, (que solo es un ejemplo sencillo) podríamos comenzar a comprender como un adolescente que “suspenden” como estrategia de castigo, no diminuye su comportamiento, so no que lo continua buscando ser suspendido para tener lo que para el es un reforzador: no ir a clases.   Y podríamos comenzar a jugar un papel de mayor impacto en lo que tiene que ver con las conductas de los estudiantes en la escuela,  Lo cual es nuestro objeto de estudio, nuestra responsabilidad. El llamado es entonces a hacer trabajo interdisciplinario, a no quedarnos solo en “la oficina de psicoorientación” esperando que nos lleven el caso del niño que tiene problemas emocionales, o que le y ver que como en este ejemplo, nuestros conocimientos tienen cabida –y son necesarios. En ámbitos como el departamento de disciplina, o en momentos trascendentales como en la redacción del manual de convivencia (donde se establecen legalmente los “premios y castigos” a los que nuestros estudiantes se enfrentaran en la institución) Bibliografía  Woolfok, A.  Psicología Educativa. Labrador, F. Manual de técnicas de modificación de conducta.http://www.pasoapaso.com.ve/GEMAS/gemas_281.htmhttp://www.psicopedagogia.com/modificacion-de-conducta

 

EXIGENCIAS DEL MUNDO LABORAL octubre 4, 2007

Filed under: Blogroll,Liney Peña — practicaeducativa @ 11:35 pm

La preparación de los jóvenes de hoy para enfrentar las exigencias del mundo laboral, se constituye en una de los problemas que genera mayor angustia en los docentes de las instituciones, cuando llega el momento de enviar a los estudiantes a realizar las practicas laborales propias de los últimos semestres, surgen las inquietudes de si el estudiante cuenta con la competencias suficiente no solo a nivel intelectual, sino también a nivel personal, para afrontar un compromiso tan grande como este, donde la institución es la que se verá perjudicada en caso que el estudiante no cumpla con lo esperado en las empresas.

 Existe la necesidad de desarrollar altos niveles de competitividad en el estudiantado, en razón a que las exigencias que se realizan en el campo laboral, no se encuentran limitados a un solo campo de conocimiento, sino también a diferentes ámbitos donde se hace necesario que el estudiantes tenga conocimientos avanzados.

(Ministerio Nacional, Ruiz, 2005) “La educación tiene el desafío de actualizar su enfoque de formación para desarrollar en los estudiantes competencias laborales que incrementen sus probabilidades de éxito en la vida personal y social. Para el sector educativo esto implica ampliar sus perspectivas con información sobre la dinámica y tendencias de su entorno, acercarse al mundo productivo para establecer alianzas, contribuir con una educación pertinente y de buena calidad y ser parte activa y fundamental de la estrategia de competitividad y productividad regional y nacional”.

Las competencias son definidas como el conjunto de capacidades, habilidades y destrezas con las que cuenta un individuo para desempeñar un cargo, se habla de dos tipos de competencias: especificas y generales, la primera hace referencia a las habilidades, y dominios de conocimientos que posee un sujeto que lleva a la consecución de un resultado en un campo específico, por el contrario, las competencias generales son ese conjunto de destrezas que pueden ser aplicadas en cualquier ámbito y se hacen necesarias para que el sujeto pueda ingresar a desempeñar las competencias especificas.

La Ley 30 de 1992, reguladora de la educación superior, define la educación como un proceso permanente que posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral, que se realiza con posteridad a la educación media y tiene por objeto el pleno desarrollo de los alumnos y su formación  académica profesional.

A partir de esto, podemos notar la importancia de generar una formación integral en los estudiantes, entendiendo como educación integral la formación de las distintas áreas de la personalidad, las cuales tienen entre sí una interrelación que se ven involucradas en todos lo ámbitos del ser humano.

La existencia de esta problemática lleva a reflexionar e intervenir en una situación en la que nos encontramos sobre aviso, y sobre la que tenemos la ventaja de conocer cuales son las exigencias del mundo laboral actualmente, sería absurdo seguir realizando los mismos procesos de formación, cuando se hace necesario reestructurar todo en función del alumno y las exigencias que se nos hacen.

Las exigencias del mundo laboral no están inclinadas hacia ninguno de los tipos de competencia, es necesario un equilibrio entre ambas, en razón a que al ser el hombre un ser integral, existe una especie de engranaje en todas sus áreas, por lo cual es preciso que en el proceso de formación se trabajen todas las áreas por igual sin darle relevancia a una por encima de la otra.